Dios no va a salvarte.

Dios no va a salvarte.

Supongo que es normal que cada vez que sucede un cambio drástico en nuestras vidas buscamos afianzarnos de cualquier cosa que nos de un poco de estabilidad.  En el caso particular de la ansiedad, nos volvemos vulnerables a cualquier cosa que nos trasmita paz, quizá  por esa razón es muy fácil que muchos se hagan adictos a los ansiolíticos.

 

Pasa lo mismo con la religión y es una pena que feligreses mal intencionados abusen del estado vulnerable de las personas, fingiendo que quieren ayudarlos cuando realmente sólo pretenden  acercarlos a su «religión».

No estoy en contra de tener fé en Dios, ni mucho menos de elegir una religión, de hecho, creo que si te sientes cómodo y te ayuda a encontrar tu camino, cualquier religión puede ayudarte a superar tus problemas de ansiedad, siempre y cuando lo veas como un apoyo y no una solución.

 

Me he encontrado con gente que te invita a sus grupos, congresos o retiros religiosos, donde Dios es la cura de todos los males, la solución que te sanará de todos tus problemas, físicos, mentales y hasta morales en cuanto aceptes y creas su versión teológica de un ser superior.

Dios no va a salvarte.

No intento que te alejes de tus creencias, sólo quiero decirte que la vida no se soluciona solamente con la fe, los niños no se curan del cáncer con un “amén”, tampoco debes resignarte a la idea de que todo es un plan de Dios como si tus problemas fueran una bendición y no algo que debas esforzarte por arreglar.

Necesitas pasar a la acción, hacerte cargo de tus problemas y no dejar todo en manos de «Dios». Incluso hay una frase muy famosa que le atribuyen a él «Ayúdate que yo te ayudaré», y aunque no se encuentra realmente en ningún escrito bíblico, si podemos encontrar otra que dice «Mira que te mando a que te esfuerces y seas valiente»,  por lo que, lo mires por donde lo mires, nadie ni nada va a solucionar tu vida, más que tú mismo. Por algo el Dios (en el que creas) te dio libre albedrío.

 

La fe no mueve montañas, te ayuda a llegar a ellas. no esperes sentado, tienes que moverte, ve a terapia, haz ejercicio, come bien ¡Ponte en acción!

[bctt tweet=»La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar. -Eduardo Galeano» username=»PincheAnsiedad»]

Anterior
La diferencia entre estar ansioso y sufrir de ansiedad
siguiente
Un laberinto sin salida

Comentários no Facebook

Regresar

COMPARTIR

Dios no va a salvarte.